6.9 C
Buenos Aires
InicioPolíticaRecta final hacia las PASO: Bullrich baja su exposición y Larreta se...

Recta final hacia las PASO: Bullrich baja su exposición y Larreta se enfoca en captar votos bonaerenses

La exministra de Seguridad evita el choque interno y se enfoca en confrontar con el oficialismo, confiada. El jefe de Gobierno endurece el discurso y apuesta a los errores de su adversaria. Ambos concentran la mayor parte de su recorridas en Buenos Aires.

Sebastián Aulicino

29 de julio 2023, 06:04hs

Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich entra en el tramo final de la campaña para las PASO 2023 (Foto: NA).

Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich entra en el tramo final de la campaña para las PASO 2023 (Foto: NA).

Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich entran en las últimas dos semanas de campaña con la misma certeza: el que se equivoca, pierde. Ambos presidenciables del PRO concentran la mayor parte de su atención en Buenos Aires. El jefe de Gobierno porteño endurece el discurso, apuesta a aprovechar errores no forzados de su contrincante y prepara un doble cierre de campaña. Confiada, la exministra de Seguridad evita el choque frontal, reduce la exposición, apunta al oficialismo y prepara al menos cuatro cierres consecutivos. Siguen las dudas sobre el búnker para el día de las PASO y las especulaciones sobre el rol de Mauricio Macri.

Para empezar, Juntos por el Cambio tendrá este domingo una última prueba electoral antes de las nacionales. La coalición opositora busca buenas noticias en Chubut, donde el senador del PRO Ignacio “Nacho” Torres va por la gobernación contra el peronismo local unido. Larreta y Bullrich viajarán a la provincia y volverán a subirse juntos a un escenario. Esperan, esta vez, que sea en un clima de triunfo. La semana pasada en la Ciudad de Córdoba el encuentro fue tenso y apenas cruzaron gestos. La derrota solo hizo más evidente la incomodidad.

Lee también: Elecciones 2023: fechas, candidatos, encuestas, resultados y todos los detalles minuto a minuto

Horacio Rodríguez Larreta estrena un nuevo spot junto a Santilli con foco en la provincia de Buenos Aires

Larreta estrena este sábado nuevo spot, con foco en el territorio en el que pone su mayor apuesta, Buenos Aires, y con tal vez el dirigente en el que pone mayores expectativas, el precandidato a gobernador bonaerense Diego Santilli. En el video se muestra muy cerca de su alfil político, destaca el trabajo que hicieron juntos en la gestión de la Ciudad, los problemas que lograron resolver y el desafío que implica ganar la elección este año, según resumen en el armado larretista.

El jefe de Gobierno entiende que la tendrá difícil en Córdoba, que Santa Fe puede estar peleado aunque haya ganado las PASO local su candidato Maximiliano Pullaro, que CABA no la tiene asegurada aunque sea el mandatario porteño porque el voto duro del PRO ve con cariño a su contrincante interna y que Mendoza es del bullrichismo.

Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli participaron de un encuentro en Lomas de Zamora. (Foto: Prensa JxC)

Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli participaron de un encuentro en Lomas de Zamora. (Foto: Prensa JxC)

“El mayor diferencial lo hacemos en Buenos Aires, porque el Colo está muy bien por sí solo, y Horacio está muy bien en la primera y la tercera sección. Dependiendo la encuesta, son 3 a 7 puntos”, dicen en la sede de la calle Uspallata. En la Provincia vive, después de todo, alrededor del 40% del electorado.

Probablemente por eso, el mandatario porteño eligió a Buenos Aires para su acto de cierre de campaña la semana previa a las PASO de agosto. Pero también prepara un evento adicional para la misma semana, al que espera convocar a sus principales dirigentes de todo el país, con los equipos técnicos, para mostrar todas las propuestas de gobierno que fue presentando, dos veces por semana, junto a su candidato a vice Gerardo Morales, desde el comienzo de la campaña. Sería en el interior, pero aún no está definido el sitio.

Ese es el otro diferencial que Larreta y Morales, gobernador jujeño, tendrían frente a Bullrich y su compañero de fórmula, el radical mendocino Luis Petri: la gestión, que sustenta el eslogan de campaña “lo vamos a hacer porque ya lo hicimos”. Así lo entienden en su equipo de campaña, donde reconocen que su líder no es del “tipo carismático”, que forzarlo a serlo sería contraproducente y evidente y donde buscan, desde el inicio de la campaña, convertirlo eso un valor: tiene que ser, creen, “un ejecutor que pueda solucionar los problemas”.

El jefe de Gobierno -que realiza una decena de entrevistas en medios nacionales y del interior por semana- viene de cruzar tres veces seguidas en tres días consecutivos a su rival en la interna opositora. “No agraviar no significa no cruzar, si hay algo en lo que tengamos que diferenciarnos lo vamos a hacer”, resume uno de sus principales armadores.

Otro advierte que el centro de la estrategia larretista es y será, sobre todo, “no cometer errores” y, adicionalmente, aprovechar los que cometen del otro lado de la interna, especialmente en el terreno económico, en el que Larreta -que suele recordar su título universitario- dice sentirse más cómodo. Esta vez, se encargó de vincular la propuesta de “blindaje” de Bullrich con el que intentó llevar a cabo Fernando De la Rúa en los meses previos al estallido del 2001.

Patricia Bullrich

El dato saliente del nuevo choque interno de Juntos por el Cambio fue precisamente que no hubo tal choque. Hubo un cruce, pero Patricia Bullrich no contestó, como podría haberlo hecho hace un par de semanas. Tres de sus operadores más cercanos confirman que es parte de la estrategia, al igual que la decisión de reducir la exposición y la presencia en medios, y de concentrarse en las recorridas y el contacto con “la gente”, sin actos masivos hasta el tramo final.

En el campamento bullrichista reina el optimismo. No es solo pose, es confianza respaldada en los números que allí manejan, por más que las encuestas son tomadas con el cuidado que su reciente falibilidad demanda. En ese sentido, y así lo anticiparon en su entorno, Bullrich tiene definido concentrar su ofensiva no sobre su rival interno, sino sobre el oficialismo y el ministro candidato Sergio Massa, al menos en el futuro inmediato. Así lo demostró en la última semana. Eso no significa que mantendrá el silencio si las críticas del otro lado de la interna superaran algún “límite”.

En el larretismo entienden que la “moderación” de la halcona del PRO responde al resultado de la elección de Santa Fe y la derrota de Carolina Losada, candidata que ella y Mauricio Macri apoyaron hasta el último día y que llevó las críticas a Maximiliano Pullaro al punto de acusarlo de cometer delitos y de anticipar que no lo acompañaría luego de la elección. También creen que es una admisión de que la elección será mucho más peleada que lo que el entorno de Bullrich se anima a admitir.

La precandidata a presidenta Patricia Bullrich durante el debate que organiza la SRA. (Foto NA: DAMIÁN DOPACIO)

La precandidata a presidenta Patricia Bullrich durante el debate que organiza la SRA. (Foto NA: DAMIÁN DOPACIO)

La exministra de Seguridad tiene decidido continuar estas dos semanas de campaña con su recorrida ininterrumpida de las provincias, Buenos Aires y la Capital Federal, en un grado similar a su peso electoral. Es decir, privilegiando el suelo bonaerense por sobre los demás. Además del AMBA, la semana que viene ya tiene en agenda una visita a Mendoza.

Bullrich no tiene previsto un cierre de campaña, sino, adelantan en su mesa chica, cuatro o cinco, y localizados bajo la misma lógica que sus recorridas de campaña: serían, la última semana antes de las PASO, en Buenos Aires, Córdoba, Rosario (Santa Fe) y Ciudad de Buenos Aires. Estaba pendiente de confirmación Mendoza, territorio de su principal aliado en la UCR, Alfredo Cornejo, y de su compañero de fórmula presidencial, Luis Petri.

Justificada o injustificadamente, Bullrich y su entorno se ven ganadores. La apuesta central en esos casos es, saben, evitar errores. Dos semanas es mucho tiempo en una campaña y empieza la parte más difícil.

Mauricio Macri y la posible sede compartida

En recta final a las PASO están abiertas, entre otras, dos incógnitas. Por un lado, qué hará y qué rol ocupará Mauricio Macri, que hace tres semanas viajó al exterior y se alejó, al menos físicamente, de la campaña. Por otro lado, si habrá o no sede única el domingo de la elección.

El expresidente regresaría al país este fin de semana. Aunque Nacho Torres es uno de los dirigentes del PRO que ve con buena perspectiva para la renovación del partido, Macri no llegaría para estar en Chubut, a diferencia del resto de los líderes de Juntos por Cambio. Pero sí se sumaría a la campaña desde la semana que viene y planea acompañar especialmente a su primo, Jorge, en su campaña por la jefatura de Gobierno porteño.

La duda interna es, fundamentalmente, si el exmandatario respaldará abiertamente a uno de los dos candidatos del PRO para la Presidencia, aunque ya ha demostrado de forma indirecta su preferencia por Patricia Bullrich.

En principio, nadie lo espera. “Ni lo estamos gestionando, ni él lo propuso, ni creemos que deba hacerlo”, afirman cerca de la exministra de Seguridad nacional. Un dirigente macrista en diálogo con este medio describe el mismo panorama.

El expresidente Mauricio Macri vuelve a la Argentina para las últimas dos semanas de campaña antes de las PASO.

El expresidente Mauricio Macri vuelve a la Argentina para las últimas dos semanas de campaña antes de las PASO.

En la sede del Gobierno porteño lo descartan, pero anticipan otro rol para Macri: “No le hace falta, nadie duda de que brindó más apoyo a Patricia, pero tampoco le sería muy conveniente pensando en el 14: quizás busque ponerse arriba y se encargue de la tarea de unificación luego de las PASO, y la verdad nos vendría bien a todos”. Cerca del jefe de Gobierno, en cambio, sí ven con más chances que María Eugenia Vidal termine manifestando públicamente su apoyo a Larreta.

Respecto a la sede de campaña para el 13 de agosto hay menos certezas. El equipo del mandatario porteño ya reservó hace meses el centro de convenciones de Costa Salguero, que alberga a la dirigencia y militancia del PRO las noches de la elección hace más de una década.

Entre ambos sectores hay conversaciones y en ambos sectores aseguran estar dispuestos a compartir y dar una muestra de unidad. Pero en el bullrichismo señalan, como discurso unificado, que no aceptarán “un lugar ostentoso” que “exhiba un despilfarro” y que mantendrán la línea de campaña “austera”. Algunos lo ven como un sector muy ligado a la figura de Larreta.

“Es una pelotudez, Salguero es literalmente un galpón en el que si querés colgás dos teles y lo haces austero. Y vincularlo a Larreta es otra boludez porque ahí tuvo más elecciones Macri que Horacio, y la gente se acuerda del avioncito de Macri. Si fuera por eso nosotros deberíamos no querer ir ahí”, responde un armador del jefe de Gobierno.

A dos semanas de la elección, las negociaciones siguen en marcha.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS