11.7 C
Buenos Aires
InicioSociedadEl ejercicio intenso puede ayudar a frenar una enfermedad neurodegenerativa

El ejercicio intenso puede ayudar a frenar una enfermedad neurodegenerativa

Un grupo de investigadores descubrió cómo puede ayudar esta práctica en las primeras etapas de la patología. El entrenamiento se podría combinar con terapias farmacológicas.

27 de julio 2023, 11:02hs

Para los principiantes, se recomienda caminar primero en la cinta y cuando ya se toma confianza empezar a correr. (Foto: Adobe Stock)

Ejercitarse en la cinta rodante es una buena opción. (Foto: Adobe Stock)

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por el deterioro y muerte de las neuronas que producen dopamina, una molécula que interviene en el control y la coordinación de los movimientos. Aunque los síntomas de párkinson más llamativos son los que afectan al movimiento, la postura o el equilibrio, hay muchos otros, como alteraciones cognitivas, ansiedad o depresión y trastornos del sueño.

Ahora, los resultados de un nuevo estudio pueden suponer una esperanza para los afectados por esta enfermedad neurodegenerativa crónica, ya que muestran que la práctica de ejercicio intenso podría retrasar el avance del párkinson. En concreto, se identificó un nuevo mecanismo responsable de los efectos positivos del ejercicio sobre la plasticidad cerebral, un hallazgo que puede contribuir al desarrollo de nuevas opciones terapéuticas que no estén basadas en fármacos.

La enfermedad de Parkinson es neurodegenerativa. (Foto: Adobe Stock)

La enfermedad de Parkinson es neurodegenerativa. (Foto: Adobe Stock)

La investigación fue dirigida por neurocientíficos de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, Campus de Roma, y la Fundación Policlínica A. Gemelli. El autor Paolo Calabresi señaló: “Hemos descubierto un mecanismo nunca observado, a través del cual el ejercicio realizado en las primeras etapas de la enfermedad induce efectos beneficiosos sobre el control del movimiento que pueden perdurar en el tiempo, incluso después de suspender el entrenamiento”.

Calabresi, quien es director de Neurología en el Policlínico Universitario A. Gemelli añadió: “En el futuro, sería posible identificar nuevas dianas terapéuticas y marcadores funcionales a considerar para desarrollar tratamientos no farmacológicos que se adopten en combinación con las terapias farmacológicas actuales”.

El ejercicio físico tiene un efecto protector sobre las neuronas

En estudios anteriores, ya se había demostrado que la actividad física intensa está asociada con una mayor producción del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), que es un factor de crecimiento clave. Los investigadores pudieron reproducir este fenómeno en respuesta a un protocolo de entrenamiento en cinta rodante de cuatro semanas en un modelo animal de enfermedad de Parkinson en etapa temprana y demostrar, por primera vez, cómo este factor neurotrófico determina los efectos beneficiosos de la actividad física en el cerebro.

El principal efecto observado en respuesta a sesiones diarias de entrenamiento en cinta rodante es una disminución en la propagación de agregados patológicos de alfa-sinucleína, que en la enfermedad de Parkinson conduce a la disfunción gradual y progresiva de las neuronas en áreas específicas del cerebro esenciales para el control motor.

Lee también Un dispositivo electrónico podría detectar el párkinson 7 años antes de que aparezcan los síntomas

El efecto neuroprotector de la actividad física está asociado con la supervivencia de las neuronas que liberan el neurotransmisor dopamina y con la consiguiente capacidad de las neuronas del cuerpo estriado para expresar una forma de plasticidad dependiente de la dopamina, aspectos que, de otro modo, se ven afectados por la enfermedad. El resultado es que el control motor y el aprendizaje visuoespacial, que dependen de la actividad nigroestriatal, se conservan en los animales que practican un entrenamiento intensivo.

Las conclusiones del autor del estudio

Calabresi señaló que el equipo de investigación que integra está involucrado en un ensayo clínico para probar si el ejercicio intenso puede identificar nuevos marcadores para controlar la desaceleración de la progresión de la enfermedad en pacientes en etapa temprana y el perfil de la progresión de la enfermedad.

¿Querés recibir más información de Con Bienestar?

Suscribite acá“Dado que la enfermedad de Parkinson se caracteriza por importantes componentes neuroinflamatorios y neuroinmunes, que juegan un papel clave en las primeras etapas de la enfermedad, continuaremos investigando sobre la participación de las células gliales, grupos de células altamente especializados que brindan apoyo físico y químico a neuronas y su entorno, lo que nos permitirá identificar los mecanismos moleculares y celulares que subyacen a los efectos beneficiosos observados”, concluyó.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS